Antonio Cruces Rodríguez

Antonio Cruces Rodríguez

Historia del Arte
Share
Sobre mí

Doctor en Historia del Arte por la Universidad de Málaga. Experto universitario en Ingeniería Telemática por la Universidad Politécnica de Valencia. Máster en Telemática y Redes de Telecomunicación por la Universidad de Málaga. Asesor técnico de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía (jubilado). En la actualidad es profesor colaborador honorario, con venia docendi, del Departamento de Historia del Arte de la Universidad de Málaga.

Edad
63 años
Correo electrónico
Área de trabajo
Historia del Arte
Grupo de investigación
iArtHis_LAB
Líneas de investigación

Historia del Arte Digital, desarrollo de aplicaciones web, exposiciones temporales, big data, análisis de datos

Resultados destacables

Desarrollo del grupo de aplicaciones online Expofinder + Beagle + Pathfinder + Microsites y todas las publicaciones, despliegues y utilidades que se han visto la luz como resultado de su utilización y mejora.

Institución
Universidad de Málagac
Vocación

Nací con la curiosidad “de fábrica”, no creo en “casualidades” ni en “esto es así porque sí”. Me resulta muy desazonador no saber por qué un fenómeno cuya existencia constato se produce, y por ello trato siempre de buscar una explicación racional, reproducible, contrastable, falsable y verificable. Sigo trabajando (y lo haré mientras la salud me acompañe) en el mundo híbrido, y no siempre fácil, del equilibrio entre las ciencias humanas y las soluciones técnicas a las grandes preguntas que ellas suscitan, abordadas desde el ámbito científico porque nada me seduce más, incluso después de haber finalizado mi periodo laboral activo, que contribuir a despertar el interés de las nuevas generaciones por el rigor, la fidelidad epistémica y el amor desmedido por la Historia del Arte.

Deseo científico

Que el panorama de mi disciplina matriz, la Historia del Arte, busque sin descanso y en permanente asíntota ascendente la perfección académica y científica, y que quienes se incorporan a las filas de los científicos humanistas del siglo XXI sean siempre inconformistas de sus resultados y trabajen incansablemente por mejorarlos, disfrutando de la tarea al menos tanto como yo lo hago.